¿ Será Cristiano Ronaldo otro caso Kaká ?


Cristiano Ronaldo debe decidir en menos de dos semanas su futuro profesional pero el Real Madrid, y especialmente Ramón Calderón, empiezan a no tener tan claro que éste pase por vestir de blanco.

“Se queda en el Manchester”. Esbozando una mueca sospechosa y restándole trascendencia a las palabras pronunciadas, Alex Ferguson aseguraba desde Suráfrica -donde el United estaba de gira- la continuidad de Cristiano Ronaldo en la Premier League. La sentencia del técnico de los ‘red devils’ fue secundada rápidamente por David Gill, el director deportivo, quien afirmó haber hablado con los dueños de la entidad -los Glazer- para desestimar cualquier oferta por el crack portugués. Propietarios, secretario técnico y entrenador; todos a una para decirle bien claro a Ramón Calderón que el jugador por el que suspira no vestirá este año la camiseta del Real Madrid. ¿Verdad o farol? ¿Demostración de fuerza o descarga de frustración? Por el momento, el jugador no habla desde que se despidió de la Eurocopa (en esa ocasión manifestó que desvelaría pronto su futuro) y el presidente madridista empieza a impacientarse. Teme, por supuesto, volver a quedar como un iluso perdedor, como ya le ocurriera en su día con las promesas electorales de Kaká y Cesc Fábregas o la ofensiva por el propio brasileño del verano pasado que dejó las relaciones diplomáticas con el Milan al borde del abismo. En esta ocasión, sin embargo, el varapalo sería mucho más sonado porque Calderón se ha encargado de difundir en muchos mentideros que esta vez el fichaje no corría ningún tipo de peligro. La pelota está en el tejado del portugués pero el tiempo corre en contra de los intereses del Real Madrid.

¿Cuando caerá la ‘bomba’?

Calderón tiene el mérito de haber conseguido en sus dos años de mandato dos títulos de Liga. Un reconocimiento parcial si nos atendemos a la poca pasión que despierta entre la gran masa social madridista, fruto de una nefasta gestión del club a nivel de imagen pública, transparencia, señorío o ingresos por publicidad. Algunos de estos atributos (y aunque el ‘pelotazo’ aún pese como una losa) sí figuraban en la cartilla de Florentino Pérez, persona a la que Calderón está obsesionado en emular. Sabe que para alcanzar el respeto y aceptación que logró su predecesor necesita fichar a una estrella mediática de relumbrón, como en su día fueron Figo, Zidane, Ronaldo o Beckham. Por eso el sueño máximo del presidente blanco es el de fichar a Cristiano Ronaldo, el futbolista con el que el Real Madrid volvería definitivamente a la primera línea mediática del planeta. Pero el ‘bombazo’ del verano, que viene alimentándose curiosamente desde que el conjunto blanco fue eliminado de la Liga de Campeones, empieza a desactivarse. Los que confiaban en que Cristiano Ronaldo tensaría la cuerda para condicionar su marcha andan preocupados porque al portugués, últimamente, sólo se le nombra para saber en qué tienda de ropa se ha dejado una ínfima parte de su sueldo. El silencio del futbolista es, hasta el momento, el único elemento que puede revelar algo. El problema es que se puede interpretar de igual forma para los que defienden que acabará forzando su marcha al Madrid -Tévez, compañero suyo, ha sido tajante al afirmar que el club debería dejarle hacer realidad su sueño- como para los que apuestan por una ‘rajada’ a última hora, motivada por la durísima pero productiva charla que Ferguson tuvo con el jugador y en la que se habló de una pronta revisión del contrato. En esta misma corriente, DB ha podido saber que el crack portugués se mostraría reacio a compartir vestuario con un jugador titular del Real Madrid, especialmente después de conocer que ya han compartido la misma mujer...

Europa exige una respuesta

El culebrón Ronaldo persigue a Calderón día y noche, a todas horas. Pero no es el único presidente que anda con la mosca detrás de la oreja esperando a que el portugués se decida. El crack de Madeira está mareando a Europa entera, porque de su continuidad depende un grueso importante de operaciones que sólo se podrán consumar cuando Madrid o Manchester sepan si deberán cubrir su plaza con otro jugador. El efecto dominó que se produciría con los Eto’o, Villa, Adebayor, Berbatov o Drogba, por citar algunos nombres, pondría patas arriba el mercado de fichajes y, de buen seguro, cambiaría la planificación de muchos clubs. Aunque la que cambiaría por completo sería la del Real Madrid, que se ha puesto las pilas a última hora para buscar un plan alternativo que ilusione tanto a Schuster como al vestuario y a la afición. Difícil será encontrar, a estas alturas del mercado, a piezas con el mismo caché que Ronaldo aunque a Calderón no le queda otra que salvar la papeleta como sea. Aunque como escribió un tocayo suyo, el poeta Pedro Calderón de la Barca, ‘la vida es sueño’. Y los sueños, a veces, terminan cumpliéndose.

1 comentarios:

  • Crack Cule says:
    3 de agosto de 2008, 19:04

    Me juego algo a que no viene, ya veras, totalmente de acuerdo.